Depresión y Crisis de Pánico

Si alguna vez has experimentado trastorno de pánico, entonces sabrás lo complicado que se hace llevar a cabo incluso las tareas más cotidianas. Trabajar, viajar en metro, hacer deporte, tomar un ascensor son actividades que pueden resultar muy complejas. La constante sensación de que puedes perder el control de tu cuerpo con consecuencias graves, hace que vivas en una constante preocupación acerca de tu estado de salud, vigilando cada unas de las sensaciones de tu cuerpo y elevando tu ansiedad al máximo cuando sientes algún cambio desconocido en tu normal funcionamiento.

 

Sin duda experimentar trastorno de pánico baja tu calidad de vida, te limita en las tareas más cotidianas y hace que rara vez puedas sentirte tranquilo. Vives atrapado en un circulo vicioso donde sentir miedo del cuerpo hace que tu propio cuerpo se encuentre tenso y, por consecuencia, se genere cada vez más miedo debido a dicha tensión.

 

Entonces, ¿Cómo superar un trastorno de pánico? ¿Tiene solución realmente este problema? Quizás ya hayas buscado en Internet muchas de las soluciones que se ofrecen y, como te habrás podido dar cuenta, la mayoría de ellas se basan en controlar los síntomas más que tratar su origen.

 

Existe la creencia, incluso desde algunas corrientes psicológicas, que si se le enseña al paciente a tener una respuesta emocional diferente frente al ataque de pánico, entonces, al cabo de unas sesiones, la persona es capaz de manejar por sí misma sus crisis. Pero las estadísticas muestran lo contrario. Ni las técnicas terapéuticas más vanguardistas ni los fármacos psicotrópicos son una solución definitiva al problema. Si bien pueden ayudar en una etapa inicial, al cabo de un tiempo la persona vuelve a presentar los mismos episodios debido a que no ha comprendido con qué aspectos de su historia personal se relaciona el origen de este problema.

 

Por lo tanto, si lo que se quiere es lograr una solución de fondo, definitiva, es importante que el paciente entienda que debe llevar a cabo un proceso psicoterapéutico no basado en técnicas de relajación o de hipnosis, sino basado en el conocimiento de sí mismo guiado por un profesional realmente especializado en la materia. Y es que fracasar al intentar una solución, puede agravar los síntomas, ya que el paciente puede quedar con la sensación de que su problema no tiene salida, lo que puede desencadenar un cuadro depresivo.

Según el director de Chile Psicólogos, José Rioseco, la depresion ocurriría producto de una sensación de impotencia constante a la hora de intentar nuevas soluciones. Cuando en el trastorno de pánico se sondean distintas alternativas y ninguna de ellas encaja con la estructura del propio paciente, este se vuelve desesperanzado respecto de poder solucionar el problema, cayendo en sentimientos de tristeza profunda.

Por eso es muy importante averiguar qué tipo de terapia es la más adecuada al problema particular de cada uno. Hoy el acceso a la información nos otorga mayores posibilidades.